Desde hace 70 años, Anthogyr es la prueba de que se puede ser una empresa independiente y humana y, al mismo tiempo, plantar cara a los grandes proveedores de su sector.

Tanto la experiencia industrial, la innovación y el compromiso humano como la capacidad de escuchar y la proximidad son valores esenciales que hacen posible que siga evolucionando sin cesar el concepto de la empresa como solución global.

Más que nunca, Anthogyr desea acomodar su posición como proveedor indispensable en el terreno de la implantología gracias a seguir contribuyendo a desarrollar la práctica cotidiana de sus clientes, profesionales y laboratorios y a continuar proponiendo soluciones de un gran valor añadido.